Doodle your way to better meetings

Tiempo de lectura: 3 minutos

Doodle Logo

Doodle Content Team

Actualizado: 21 jun 2023

A notebook with creative doodles

No, no, no ese tipo de Doodle: sabemos que ya utilizas Doodle para simplificar radicalmente la programación de reuniones. Estamos hablando de garabatos de la vieja escuela.

¿Alguna vez has tenido problemas en el colegio por hacer garabatos en tu cuaderno durante la clase? Los tiempos han cambiado. Mark Parker, consejero delegado de Nike, es famoso por garabatear durante las reuniones. Cada vez hay más estudios que demuestran que garabatear, en lugar de ser una pérdida de tiempo, nos ayuda a organizar nuestros pensamientos, sintetizar complejas redes de información y aumentar la productividad. ¿Ha llegado el momento de sacar los bolígrafos de colores y empezar a garabatear en tu próxima reunión? Te lo explicamos en la guía Doodle para... bueno, ¡garabatear!

Los beneficios de garabatear

En un estudio de 2009, se pidió a dos grupos que escucharan un largo mensaje de voz dejado en un contestador automático. Un grupo se quedó quieto y escuchó. Al otro grupo se le pidió que hiciera un sencillo ejercicio de garabato mientras escuchaba. Después, se evaluó su capacidad para recordar la información transmitida en el mensaje. El grupo que garabateó mientras escuchaba obtuvo resultados mucho mejores: recordó un 29% más de información que el otro grupo. Según las investigaciones, hacer garabatos mejora nuestra capacidad de procesar y retener información. La teoría dice que prestar atención continua a algo durante demasiado tiempo sobrecarga nuestra concentración y hace que ésta decaiga. Garabatear nos distrae lo suficiente como para relajar el cerebro y mantenerlo más agudo durante más tiempo. No es de extrañar que Sunni Brown, autora de "The Doodle Revolution", llame a los garabatos (https://www.wsj.com/articles/the-power-of-the-doodle-improve-your-focus-and-memory-1406675744) "una herramienta de pensamiento".

Además de mejorar la concentración, los garabatos nos ayudan a procesar la información a varios niveles. Imagina que estás en una reunión y escuchas lo que se dice. No cabe duda de que sigues procesando información, pero a un nivel puramente auditivo. Mientras garabateas, también estás empleando los estilos de aprendizaje visual y cinestésico: eso significa que estás procesando la información de tres formas distintas, lo que te permite llegar a una comprensión más sofisticada y completa de los conceptos clave.

¿Cuál es el truco?

La investigación sugiere que incluso los garabatos sin sentido pueden estimular la concentración. Pero, para convertir realmente tus garabatos en una herramienta de trabajo, puede ser útil intentar desarrollar un lenguaje visual sencillo, asegurándote de que tus garabatos están visualmente conectados con la información que estás intentando procesar. Al mismo tiempo, es importante recordar que los garabatos deben ser relativamente sencillos. No te distraigas con dibujos del nivel de la Mona Lisa; si estás demasiado absorto en tus garabatos, dejarás de procesar cualquier otra información. Por último, si estás trabajando en algo visual, garabatear puede ser contraproducente. Así que reserva los garabatos para situaciones en las que estés asimilando información auditiva.

Incorpora los garabatos a tu próxima reunión

¿Ya estás convencido de las ventajas de garabatear? Entonces es hora de hacer como Mark Parker e incorporar los garabatos a su práctica de reuniones. He aquí cómo:

Elige una apropiada (https://doodle.com/en/resources/blog/new-years-resolutions-hold-better-meetings-in-2019/): como ya hemos dicho, los garabatos no mejoran la forma en que procesamos la información visual, así que si dependes de elementos visuales, como powerpoints, para transmitir lo que quieres decir, deja la sesión de garabatos para otro día. En cambio, una reunión de brainstorming es la oportunidad perfecta para comprobar cómo los garabatos pueden mejorar los niveles de compromiso.

Fomente los garabatos: ponga a su disposición muchos materiales para garabatear. Dispón papel, bolígrafos y lápices en las mesas, o coloca pizarras blancas por la sala. Y si preside la reunión, ¡dé ejemplo! Algunas personas siguen pensando que garabatear durante una reunión es una señal de que no se están concentrando del todo. Saca tu cuaderno y empieza a garabatear para tranquilizar a los demás participantes.

Pruebe a garabatear en grupo: pida a los participantes de la reunión que garabateen durante la reunión en un papel grande compartido. Es una forma divertida de romper el hielo y de que todos adquieran el hábito de garabatear. Incluso puedes incorporar ejercicios estratégicos de garabateo a lo largo de la reunión, como pedir a cada grupo que represente visualmente un aspecto del flujo de trabajo, o intentar una "tormenta de ideas sólo de garabatos": ¡pronto estarán todos de acuerdo!

Artículo relacionado

SUS_Hero

Scheduling

Hojas de inscripción: Simplificar la coordinación de eventos

Escrito por Purnima Kumar

Leer el artículo
two people smiling

Scheduling

7 consejos para programar evaluaciones del rendimiento más eficaces

Escrito por Franchesca Tan

Leer el artículo
Group Planning

Scheduling

La mejor manera de programar el tiempo para trabajar en red

Escrito por Franchesca Tan

Leer el artículo

Resuelve la ecuación de planificación con Doodle