Utilizar la IA para gestionar nuestros horarios

Tiempo de lectura: 4 minutos

Doodle Logo

Doodle Content Team

Actualizado: 21 jun 2023

Blue and white strings

Cómo la IA en nuestros bolsillos nos ayudará a ser humanos más eficientes

Programar reuniones: una tarea que a los humanos nos puede resultar agotadora y frustrante. El tipo de trabajo que debería robotizarse. Esa es gran parte de la propia misión de Doodle, y el chatbot Meekan está ahí para ayudar a conseguirlo. Con su paciencia angelical y su velocidad asombrosa, la tarea de programar reuniones complicadas está a punto de convertirse en dominio exclusivo de la IA. Todo ser humano moderno debe saber un poco de IA. En este artículo, compartimos algunas de nuestras ideas sobre las formas en que la IA puede trabajar realmente para y con los humanos. También hablaremos de los retos únicos a los que se enfrenta la IA para ser más eficaz, qué partes de la IA encajan con el pensamiento humano y qué se convierte en un mensaje de error. Y veremos cómo la IA que llevamos en el bolsillo está empezando a integrarse realmente en nuestra vida humana cotidiana.

Empecemos con un pequeño bajón (pero mejora): ahora mismo, en el mundo del trabajo y de la organización de la vida personal, muchas aplicaciones nos proponen ayudarnos a gestionar nuestros horarios. El objetivo de la tecnología siempre ha sido optimizar el uso de nuestro tiempo y la productividad humana. Y, sin embargo, la frustración con la tecnología sigue siendo una experiencia demasiado común, especialmente cuando se trata de sincronizar no sólo nuestros calendarios, sino los calendarios de todo un equipo. Entonces, ¿qué ocurre?

Los dos principales retos que debe superar la IA para ayudar de verdad a los humanos

A la hora de automatizar la programación, destacan dos retos principales, propios de la IA. Los dos retos principales son:

Así pues, la IA viene en migajas, en forma de colonia de sistemas aislados que sólo de vez en cuando colaboran entre sí. No existe "un mundo" de IA. Esto es un problema para una IA que intenta ayudar a un grupo de personas a programar una reunión.


Así es como la IA ya trabaja para ti cada día

Demos un paso atrás para contemplar cuántas cosas hace la IA por nosotros en un día: la aplicación de mapas puede guiarnos hasta la ubicación de nuestro trabajo en cualquier ciudad. Nos ayuda a saber qué metro coger o a qué conductor acudir para que nos recoja. La lista de aplicaciones cotidianas de la IA es cada vez más larga.

Se trata de una multitud de pequeñas piezas y tareas individuales en las que se emplea la IA. Cada una de las aplicaciones es propiedad de una agencia, empresa o plataforma de redes diferente. Así, por ejemplo, Google Calendar pertenece a Google, mientras que uno se registra en Tinder a través de Facebook. Pero ahora la cosa se pone interesante.

En el pasado, una de las principales frustraciones de la tecnología era que, a menos que los usuarios estuvieran exactamente en la misma plataforma, no había forma de que sus dispositivos pudieran colaborar. Pero a medida que el mundo laboral se adentra en la era de la industria 4.0, esta incapacidad de sincronización se convierte en un gran obstáculo para nuestra productividad.

Hoy en día la gente utiliza aplicaciones para todo un bosque de pequeñas tareas. Cada vez integramos más la informática en todos los aspectos de nuestras vidas. Esto se traduce en colaboraciones entre grupos de personas, así como entre grupos de dispositivos y la IA de esos dispositivos.

Nadie puede dar por sentado que cada individuo tiene el mismo tipo de calendario. Así que el reto para una IA de programación es hacer que, por ejemplo, los calendarios de cinco personas hablen entre sí. Superar el reto de la "condición distributiva de la inteligencia artificial" podría desbloquear la productividad humana 4.0.

Meekan, el chatbot de Doodle, está preparado para afrontar este reto de la dispersión de la IA en toda una serie de aplicaciones individuales, suministradas por toda una serie de proveedores simultáneos, lo que supone todo un desafío para la programación automatizada.

Esto cubre el aspecto de la naturaleza distributiva de la IA.

El segundo reto es comprender el lenguaje humano sin demasiados contratiempos.

Así es como la IA aprende el lenguaje humano

Cuando se trata de entrenar a la IA en el uso humano del lenguaje, el diablo está en los detalles. Si el tono de alguien es sarcástico, otro humano lo entendería (con suerte), pero la IA se tomará las cosas al pie de la letra y seguirá un extraño camino de lógica formal y ridiculez. Si, en una conversación, un humano se desvía brevemente del tema, como es natural, o la conversación está salpicada de dobles sentidos, o digamos que alguien habla con metáforas: todos estos canales podrían llevar a la IA a un mal funcionamiento.

A menos, claro está, que sepa distinguir los distintos tonos del habla humana. El tono puede ser informativo, sarcástico, dramático, humorístico, fáctico, lo que sea.

Es un hecho poco conocido, pero las empresas están colocando a cientos y miles de técnicos en centros de datos de todo el mundo, para que trabajen en pulir la precisión semántica de la IA. Cada palabra tiene una nube semántica de posibles significados primarios y secundarios -pensemos en los muchos usos de la palabra "brazo". Pero ahora esto es fascinante: Un técnico de la nube semántica etiquetará cada palabra con los múltiples matices de su significado. Los técnicos de la nube semántica analizan las expresiones humanas para mostrar a la IA cómo los humanos modulamos nuestro tono.

Se trata de una operación compleja y a gran escala, ya que los desarrolladores aspiran a conseguir una IA capaz de entender realmente cómo nos comunicamos los humanos, de forma indirecta, oblicua y lateral, y de navegar sin esfuerzo por el infinitamente fino tapiz de la expresión lingüística humana.

Queremos que la IA esté integrada, no separada de nosotros mismos.

Los chatbots de IA como Meekan o un asistente digital como Siri o Alexa, están entrenados para ignorar todo lo que decimos hasta que captan algo en lo que puedan ayudarnos. La razón por la que tenemos que decir "Siri, abre Tinder" es porque la palabra "Siri" funciona como un botón "on", de activación de Siri. Lo mismo ocurre con un correo electrónico en el que puedes enviar una copia a un asistente digital de programación.

En ese caso, los humanos estamos siendo entrenados para comandar la IA, pero el objetivo es conseguir que la IA satisfaga nuestras necesidades de forma intuitiva, sin que los humanos tengan que aprender a manejarla. El objetivo es conseguir que la IA se integre en nuestras comunicaciones digitales de forma fluida, útil y cómoda, y eliminar los estúpidos malentendidos robóticos.

Pero los malentendidos están preprogramados, si se me permite el juego de palabras. Es difícil enseñar sentido común a la IA si no se sabe lo que es el sentido común. Nadie sabe lo que es el sentido común, aunque todo el mundo cree saberlo. Los filósofos nunca se han puesto de acuerdo sobre una forma sólida de definir el sentido común. Es imposible medir el sentido común. Así que nos quedamos atascados durante un tiempo con un reto importante para entrenar a la IA en comprender realmente lo que los humanos quieren decir cuando hablan.

Eso cubre el segundo gran reto de la IA mencionado al principio, que era la comprensión del lenguaje. Los dos problemas clave que hemos discutido aquí han sido: el lenguaje y la naturaleza distributiva de las aplicaciones de la IA.

Un momento único en la historia de la tecnología

Desarrollar un programa de IA que pueda programar bien las reuniones es un reto que muchos desarrolladores siguen catalogando de "imposible". Pero es crucial que nos encontremos ahora en un momento de la historia en el que se dan las condiciones para la aparición de nuevas aplicaciones en IA. Según el blog wecognize, hay tres condiciones previas clave:

¿AI o ciencia ficción?

En los últimos dos años, el negocio de la Inteligencia Artificial se ha convertido en un boom y en un bosque de nuevas empresas. Los autodenominados "visionarios" basan su comprensión de la IA en la ciencia ficción, lo que no cuadra con la realidad de la situación actual de la IA.

Tampoco se ajusta a la realidad de hacia dónde se dirige. La ciencia ficción nos mostró robots con inteligencia artificial de nivel humano, destinados a desconcertar al público ingenuo. Pero ese tipo de ingenuidad se ha desvanecido, y hoy en día la gente es demasiado cautelosa con el mundo, declinante, post-entusiasta y acostumbrada a la tecnología y la innovación. Ya no nos asombra una historia de robots androides que se enamoran de humanos. Pero lo que puede asombrarnos de verdad ahora es una IA que programe todas nuestras reuniones con una intuición correcta.

Artículo relacionado

New Year balloon

Special Events

Celebrar la Nochevieja en Detroit

Leer el artículo
Freelancer at laptop

Trending

Herramientas para aumentar la productividad de los autónomos

Escrito por Bobby Rae

Leer el artículo
Groupselfie

Scheduling

No es Nuudel o Muudel sino Doodle

Leer el artículo

Resuelve la ecuación de programación con Doodle